martes, 25 de diciembre de 2012

Confiá nena, confiá!


Se puede esperar lo inevitable  -lo que en realidad se conocía desde el principio de la existencia de las cosas, o retirarse antes que sea demasiado tarde. Es decir, se puede esquivar un pensamiento azul teñido por lágrimas que ya, no tienen sentido...
Esta tarde de verano, en donde el viento huracanado del sur apaciguó el calor del litoral, miraba cómo una paloma glotona y regordeta intentaba tomar una ramita del árbol, y se me ocurrió pensar que era hermoso ver que las aves construyeran su nido así, recolectando naturaleza muerta por el camino. No sé...me quedé mirando el cielo azul manchado con nubes mal pintadas  y pensaba que antes de estar así, como ahora, creí que lloraría de nostalgia a cada minuto por un amor sin sentido pero destinado a ocurrir. Pero no. El tiempo, ni veloz ni lento, y las cosas que van ocurriendo (la vida, mejor dicho),  me recordaron que nada sucede antes de que aparezca. Como dijo Clarice: "Una cosa que se pensaba no existía antes de pensarla." Y no, yo en ningún momento iba a imaginar que podía estar bien, con la esperanza sólo puesta en mí.
Hoy miro a mi alrededor y siento que me esperan muchas cosas...y percibo en la piel, como un suave rumor, de que todo irá bien, de que muchas cosas van a venir...



Ojalá este senimiento perdure por mucho tiempo, incluso cuando regresen los días grises azul profundo...

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Rosal de lluvia

Era la lluvia sobre las cosas
el verde de aquel jardín
que avecinaba
que en un país cercano
estabas mirando hacia casa

es el tiempo donde renace lo imposible
bajo la lluvia de verano, bajo las gotas
de la esperanza
                       verde
como rosales con hojas mojadas

jueves, 13 de diciembre de 2012

Otro capítulo


Recomenzar a ver por la ventana, cada suceso entendido como un eslabón entre toda esta sarta de acontecimientos cinematográficos. Sobre todo, mirar y entender que todas las cosas son sólo escenas, que luego serán editadas por la memoria. En un sinfín de repeticiones, puedo percibir todavía cada célula de su cuerpo. Porque así lo pude hacer, o al menos así lo sentí. 
Estoy convencida de que los días tristes comenzarán a brotar a borbotones, que llegará una tarde, o una mañana, en que diré "no soporto más, vuelve conmigo", pero sé que no es seguro. Nada lo fue, y así lo quise. Lo quise tanto que me convencí de que era mío. No concilio la idea de recordar cada roce de piel, y cada palabra con lluvia, dicha. No hay coherencia entre lo que dijimos e hicimos. Siento que lo pierdo pero sé que no es así, pero me invade una tristeza enorme enorme enorme, como una laguna gigante.
Pienso en el cuerpo. Pienso en el cuerpo y en el alma. En la suya, en sus ojos oscuros. Sólo me pregunto por qué.
Todavía recuerdo todo como si hubieran pasado dos horas o un milenio, todo lo que vivimos. Porque sé que no hay diferencia. Nunca me voy a olvidar de todo eso. No, no. No quiero.
                            Algún día volverás, volveremos, a ser lo que no fuimos y quisimos llegar a ser. Sólo quiero que sepas, que siempre valoro el intento. Siempre lo haré, porque te quiero.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Es lindo que me quieras



Los enamorados hablan del amor
sienten el amor
hacen el amor

El amor existe por con y en ellos

Lo huelen, lo palpan se excitan
lo miran, sonríen  se encadenan

Es lindo que se quieran y que inventen cosas nuevas
porque el mundo está maldito
de realidades que ensucian la imaginación

los enamorados no tendrían que morir
como muere la inocencia
porque sólo a través de ellos se puede seguir escribiendo

no liquiden a los enamorados con sucias envidias
ellos son los que hacen el amor
con ellos se recrea
y pervive

nada.

Cuando uno no quiere, no puede.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Mutilación




La idea es despojarse de todo aquello que nos ata a algo externo. Entonces me voy arrancando el cabello, pelo por pelo, así queda mi cráneo al descubierto. ¿Qué sigue? tal vez continúe arrancándome los pechos, para así poder quedar plana y firme a cualquier lanza mirada que me quiera herir. Pero con eso no alcanza, debo arrancarme los muslos, que están blandos al punto justo, eso les gusta...que tengamos buenas piernas, sin celulitis, pero con carne, no demasiada, que una parezca gorda. Así, ya estamos...sin cabello, sin tetas, sin muslos...ya no tienen qué mirar...¿pero qué digo? me queda la cintura y la cadera, me quedan los glúteos y la cara. Vamos poco a poco, empiezo por quitarme la cintura, que no es finita, como se desea, pero junto a mi cadera ancha, conforma una silueta más o menos proporcionada. Sigo por arrancarme los glúteos...esa cola que perfecta no es, pero que así y todo, produce saliva en viejos verdes. ¡Qué asco me dan! todos...viejos, jóvenes, pendejos...como si un culo revelara los secretos del alma...¡estúpidos! me queda mi rostro, mi supuesta identidad, la careta con la que me enseño al mundo. Me quito la nariz, total no me gusta, excepto las pecas que la recubren. ¡Qué simpática mi imagen sin nariz! me voy convirtiendo en mi futuro aspecto, después de muerta. Pero me quedan los labios y los ojos. Lo demás no importa. Fue por mi boca que un par de pibes cayeron "a mis pies". Ja! sí, creo que lo más lindo de mi cara son mis labios gorditos y colorados. ¿Para qué me sirven? Si ya nadie puede quererte sin lo externo,¡que nadie me quiera! Me quedé sin boca, pero todavía veo. Me gustaría quedarme con los ojos, porque aunque sean re comunes, son sinceros. Lo único sincero que me quedaba. Pero no. Me los quito, asi nadie puede leer mi verdad. Ya está. Quedé sin cara, sin torso ni silueta...sigo siendo una mujer en los huesos, en la mente. ¿Pero a quién le importa? Soy consciente que en este mundo frívolo, las apariencias son el mayor consumo de la sociedad. Los hombres consumen apariencias que luego creen amar. ¿Pero qué pasa cuando una comienza a hablar? Para ellos seremos eternamente unas histéricas, unas depresivas, unas bipolares. La psicología tiene todas las preguntas a los "no te entiendo, no te soporto". Cuando queremos llegar a un acuerdo, y damos vueltas para poder dejar en claro las cosas, somos las que "rompemos los huevos", las indecisas. Las "decidite, nena". Claro, porque los hombres tienen muy pocas cosas fijas.  El sexo, por ejemplo. Pero ¿qué cosa del sexo? ¿Las partes femeninas, o su propio falo impaciente? ¿A dónde queda la admiración por ese otro que está en frente? No existe, es todo una máscara...el amor y la pasión. Todo se soluciona con sexo, y la carne es tan débil que disponemos de nuestro sexo para un supuesto placer mutuo. Nos dejamos manipular por sus buenos tratos y sus palabras acarameladas. Yo caí, y estoy rota. El amor que me contaron me sedujo, y parte de mi vida se la debo a él. Pero no quiero ser mujer. ¡No quiero ser la musa de nadie, que los parió!
Es una cruel mentira eso de la liberación femenina. Seremos siempre las equivocadas, las locas, las egoístas y crueles. Sí, crueles serpientes que con nuestros encantos, hechizamos a cualquier pelotudo que se nos pase por adelante. Y si somos antipáticas a sus chistes sin humor, somos unas malcojidas. Si nos reímos de sus estupideces, somos idiotas y no pensamos. Siempre seremos las yeguas, las prostitutas. El castigo que tenemos las mujeres es la belleza que poseemos, sea belleza física o de carácter. Siempre salimos perjudicadas. Excepcionales son los casos donde la mujer obtiene lo que quiere sin ser atacada. En realidad estoy mintiendo, no conozco una sola historia de alguna mujer que no haya sido atacada, envidiada, calumniada, ada, ada...Me tienen cansada. Las mujeres también. Una tiene que ser perfecta hasta en sus propias imperfecciones. Te dicen :"Sos una loca linda". ¿qué carajo querés decir? ¿que me tenés ganas aunque esté loca? A veces me gustaría haber nacido fea, o de otra especie. No sé...tal vez haber nacido planta. En una época, me tragaba todas esas historias de princesas y de que debía convertirme en una. En el sentido matafórico, claro. Pero viví mucho tiempo en esa estupidez. Quería casarme y tener hijos, y estudiar y trabajar, porque me consideraba capaz de todo eso. Ahora no sé si quiero reafirmar mi femineidad. Porque para mí de eso se trata la maternidad. Único privilegio de la naturaleza femenina. Y uno se pregunta hasta qué punto. Pero la verdad es que los hombres no pueden tener una persona gestándose dentro de su vientre. Dudo que eso nos haga mejores, ¿quién habla de superioridad? el problema es que somos las mujeres, más allá de la ética y la religión, las que decidimos sobre las futuras generaciones. Entonces, ¿por qué esa vileza masculina, en querer poseer el cuerpo de la mujer, a toda costa?
Si destrozo aquello que me ata al placer de los hombres, ¿habré logrado mi objetivo? ¿puedo decir que no hay nada en mí que me ate al mundo externo?

martes, 6 de noviembre de 2012

Así funciona


¿Cómo se hace para no perder 
el costado del alma 
en un zumbido de abrazo?
(Del tuyo, aclaremos.)

A vos te pregunto que me mirás con una quietud
de budista, como si con tan sólo mirar mis facciones
-que tal vez te parezcan proporcionadas a tu gusto e piacere-,
lograras atraparme y adherirme a tu corazón. 

Tal vez así funciona...

pero estás tan pronto a mi cintura y 
a esas partes del cuerpo a la que deriva,
que imaginarte despegado de mi cuerpo
es tarea colosal. 

Mi piel te reclama como si hubieras atravesado miles de reinos
y luego de haber derribado muchas coronas
te apoderaste de toda esa epidermis que aparece sobre mi masa ósea.

¡Qué delirio!
imaginarte cerca de mi brazo derecho sólo para darme sombra
al lado del sauce, en aquella plaza parque
donde un par de años atrás me
habías hecho besar tu boca, 

Sin murallas de por medio.

Pero, ¿cómo hago? decime, ¿cómo hago
para no tener que obligarme a dejar de pensar en esovos?
¿Cómo hacer para mantenerme firme a mis deseos envueltos en letras
de sol que me regalás cada vez que te miro a la cara?
así, sin vueltas, incomodándote...yo sé que es así,
que te pasa.

Me gusta tanto hacerte todas esas cosas...
Me gusta enceguecerme observando todo tu rostro cuando sonreís
y te mordés los labios, 
mirándome.

¡Qué lindo diálogo que alcanzamos!

Pero¿Cómo hago para no perder 
el costado del alma 
en un zumbido de abrazo?

                    (Del tuyo, en todo caso.)


sábado, 20 de octubre de 2012

Por el día de la madre

 
No puedo ser todo eso que querés.
No puedo escribir sin que se me vaya la lengua por las manos.
No puedo entender el por qué de tu odio amor.


sólo lo veo cuando me miro al espejo.

se puede ver el calco de tus ojos y tus pecas.
soy tu hija, y te copio hasta en tus defectos.
sos mi madre y querés protegerme sin darte cuenta
que tu amor 
me oprime.

sólo lo entiendo cuando mi amor amaga con envolver y aprisionar.

te quiero igual madre de vida y obra
sos mi único refugio cuando al mundo
no comprendo. y a vos tampoco te entiendo,
( ni a mí misma en realidad)


estuve en tu vientre escuchando docientos setenta y cinco días
tu voz y tu risa, tu llanto y tus suspiros
siempre quise estar cerca tuyo y al mismo tiempo
quise desprenderme de vos, aunque estuviera cómoda.

creo que a todos les pasa,
queremos encontrar un nuevo vientre que nos proteja
contra el frío de la vida
pero esa calidez es auténtica sólo en tu compañía.


considero que a pesar de las diferencias, 
el lazo que nos tiene juntas, 
no desaparecerá
ni ahora ni nunca

entenderlo y aceptarlo es alimento de cada día

lunes, 17 de septiembre de 2012

Je vous emmène avec moi

"En la comisura de sus labios podía traducirse ese momento de dicha inexplicable con palabras"







Decir -como si fuera posible- :
                                           "me voy y te llevaré conmigo"

sólo tiene sentido en este momento infinito

Si se pudiera perpetuar la dicha que tienen los amantes
                                                                            ¿cómo sería?
                                                                    ¿perdurable?
¿incorruptible, totalmente brillante ?
¿tendría un nombre igualito al tuyo y al mío?

Decir -porque es posible-
                                    "te llevo en mi corazón, porque este amor no tiene remedio"

sólo tiene sentido en este momento brillante, 
                                                                  con vos conmigo

lunes, 10 de septiembre de 2012

Llegada

lo cálido de tu tacto, 
el sabor de tu lengua, 
lo profundo de tus ojos, 
el hambre de tu cuerpo
                   
                             tus ganas de tenerme



vas tocando
poco 
a poco,
me descubres,
me desarmas, 
me vas encontrando 
                             
                         y yo llego a tu puerta

martes, 28 de agosto de 2012

:)

Te quiero.  Y es tan lindo poder decírtelo de frente, en persona, cuerpo a cuerpo, alma a alma.

domingo, 29 de julio de 2012

Limpiaste mi cielo



"Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos[...] "
-Fragmento  de Te quiero a las diez de la mañana, Jaime Sabines.


Tu modo de amarme es como una mano 
que pasa dentro del alma para acariciar 
esa parte que quiere esconderse,
 que sabe y busca esconderse, 
que necesita no verse.

Fijate que el no querer verse como uno es,
 a veces cuesta demasiado, 
 cuando hallamos esa otra parte del mundo
 que nos acoge con su amor,
 como por ejemplo vos, para mí
sos un mundo que contemplo fuera de mi 
que penetra por mis poros,
alienándose y fundiéndose
como una combinación de materias opuestas.

Tenés que darte cuenta
 todo lo que hiciste conmigo no tiene argumento,
 surgió como por arte de magia...

¡qué lindo si te ponés a pensar! 
que por arte, de cualquier tipo 
nos hayamos encontrado...
por arte por magia                             por convicción. 
Porque así quisimos escribirlo... 
acaso como una especie de poema olvidado,
 nos volvimos a leer por las páginas de la vida.

Tu modo de amarme es parecido a unos ojos
buscando desconsoladamente aquel refugio del cuerpo
 donde habita un órgano (al que se le llama corazón)
 ¡Con qué facilidad mi cuerpo se deja mirar por tus ojos!

Con vos comprendo cosas nuevas sobre mí misma,
 me encuentro,
 me alejo,
 me voy construyendo
me hacés de nuevo, una mejor versión de mí, 
que no esperaba.

Sentir tu amor es como sentir el viento en la cara,
 un fuerte viento, no uno cualquiera.
 Uno de los que golpean la ventana a medianoche,
 uno de los que limpian el cielo repleto de nubes de lluvia.


Vos limpiaste mi cielo. 

Amo poder amarte así,
 con una locura que no se explica, contradictoriamente: 
darte de mí, todo lo que no tenés, 
recibir de vos, lo que no encuentro en mí.



domingo, 22 de julio de 2012

Domingo

Abandonar significa un atajo, no una salida.
Significa derivar el sentimiento de angustia a un vacío inconcluso, una especie de tarde de domingo tildada.




lunes, 16 de julio de 2012

Enamorarse...y no

Cuando uno se enamora las cuadrillas del tiempo hacen escala en el olvido la desdicha se llena de milagros el miedo se convierte en osadía y la muerte no sale de su cueva enamorarse es un presagio gratis una ventana abierta al árbol nuevo una proeza de los sentimientos una bonanza casi insoportable y un ejercicio contra el infortunio por el contrario desenamorarse es ver el cuerpo como es y no como la otra mirada lo inventaba es regresar más pobre al viejo enigma y dar con la tristeza en el espejo
Mario Benedetti
Ojalá ese sentimiento, nunca se nos aparte...

lunes, 2 de julio de 2012

Llegar al beso



Le gustaba su boca porque le hacía olvidar los momentos fugaces que ya se habían perdido con el tiempo. Besar su boca le daba la certeza de que la felicidad se podía tocar, como en una especie de sueño tangible, tocar su cuerpo con el suyo, mirar el vértice de su sonrisa, sus arruguitas al costado del ojo..sentía que a su lado, la vida era más simple y ligera...
Habían pasado muchos años desde el primer momento en que su alma estaba confundida por una inquietud. Ese amor había germinado en su mente y su corazón, como un extranjero sin nada más que perder, que su propia vida. Cada noche pensaba en las cosas simples de sus días, los amigos, la familia, el futuro incierto, las ganas de vivir...Y siempre terminaba con el mismo pensamiento: "qué sería si..." 
Pero nadie le preguntó cuándo estaría preparada para enfrentar ese miedo. 
Detrás de la puerta, todo lo que había planificado, se había disuelto en el tiempo de las cosas. Se preguntaba si acaso era su vida una farsa, o simplemente nada era hipotetizable. La vida era una caja de recuerdos y bolas de vidrio frágiles como los sentimientos. 
Cuando se detuvo a pensar en todo lo que habían vivido entre los dos...una especie de herida genética le hacía arder la memoria. Todo lo que había construido se terminó convirtiendo en otra cosa, algo viejo y perecedero...como la mayoría de las cosas. Pero ese miedo que la acompañó desde que la infancia (alegre máscara que tiene la realidad), había mutado, y seguía a su lado. Como una cadena de hierro fantasmal, se había apoderado de su corazón, y ya no había más espacio que el presente y el imaginable. Pero cuando medía los sueños que había tenido unos años atrás y los que habían empezado a nacer en su alma, una felicidad que nacía desde el fondo de sus pensamientos, se apoderaba e invadía toda su vida. Nunca había creído tanto en los sueños posibles, como en este momento. Nunca se había sentido tan dichosa y niña como cuando estaba a su lado. Su boca, desde el comienzo, había afectado todo: desde allí salieron las primeras palabras, desde allí llegaron al beso...

lunes, 18 de junio de 2012

Antes nunca

Una especie de vidriera, detrás del corazón
un momento de piedra, que endurece la razón
milésimas de segundos multiplicándose por ahí
acá adentro se vuelve todo agua, un río con mar,
(se naufraga)
el frío que te da en los pies después de saltar sobre charcos de lluvia
melodías que terminan sin acabar,
mil y una noches recordándonos caminar por la ciudad.
¿cuántas veces te dije que te quiero?
quizá nunca haya alcanzado lo suficiente...o tal vez
quizá nunca lo dije cuando valía la pena.
Tengo las manos muy frías, el muñeco de nieve de mentira
se está derritiendo en el cajón
no sé por qué todo pasa tan rápido,
no sé por qué creo que debo pedirte perdón
las cosas nunca salen cuando se las planifica con tanta anticipación, 
por eso, todavía, no quiero verte,
porque un destello de tristeza sale de tus ojos
que siempre me miraron tan tiernamente, tan
dulcemente como un flan de melocotón.
nunca te pedí perdón, yo no soy así.
igual una especie de residuo corre en el viento de mi casa
un eco de risa, de un momento de papel
que se arrugó con el tiempo y de tanto gastarse se rompió
(como el que era nuestro amor)
tanto duele pensar en esos ojos, se me arruga la garganta
y miro el osito ese, triste, que me regalaste.
fingiendo sonreír, pero en realidad no.
así me parecés vos.
un osito de peluche que finge sonreír, para mí, todo el tiempo.
tengo que apurarme, se hace tarde y me canso siempre de
tener que andar con explicaciones sobre lo que hago


antes nunca era así
¿por qué cambié?


no me mires, no llores!
me enternezco todavía, con tu amor para ofrecer.
siempre fuiste igual,
no tenías lugar para los nuncas.

miércoles, 6 de junio de 2012

Junio ~

La mañana tenía un tono azulado en el aire. Era el juego de luces que hacía el viento, la luz solar, las nubes y el frío. Abrí la ventana, para ver cómo estaba aquel cielo,el mismo de siempre (alto de a ratos, cercano cuando nos toca en los sueños) y sentí mis manos heladas, tocando un recuerdo. 
No sé si lo vi pasar, o fue un espejismo. Todo a los ojos sólo es apariencia. Me apresuré a cerrar la ventana de vidrio. El frío de junio me recordó tantos inviernos grises que me pasé pensando en otra cara, vencida por la desesperación, el desahucio, el desconcierto. Tantos años luz desde aquel momento descolorido por la ansiedad y el dolor. 
"Estamos grandes", me dijo un amigo. Yo lo miré, y le di la razón. Pasa a nuestro lado como si fuésemos inmortales: el tiempo. Maldita vertiginosidad, la vida. Eso mismo pensé. Cosas que nunca imaginé, como tocar el abismo de la soledad conmigo misma...esa soledad que desarma, necesidad de cambio. Una búsqueda imperiosa de libertad, de un amor que no cesa, que crece y se fortalece, que no se marchita con la vida. La necesidad de tener esa cara frente a mí, frente a mis ojos marrones, aunque sea sólo una apariencia.  
El frío siempre logró entristecerme, y eso siempre me gustó. Una especie de tristeza y nostalgia se generaba con el viento sur, y su voz llegaba en ecos rotos a mi memoria, se abría la caja cerrada que se conoce como corazón (o mortaja), se descubrían las heridas que, ahora, quieren cicatrizar. 
Las opciones de la vida que se nos escapan como arena en los dedos están dispersas por la vereda de los hechos. Aquel amor envejecido, esa amistad quebrada, el tiempo ganado y perdido. Pero la pseuda tibieza del alma, que generalmente perdura: hoy más que siempre, se mantiene intacta, aunque el frío congele nuestros costados. 
Cada vez más, las cosas de la vida me demuestran que estoy equivocada. Hasta conmigo misma. Las personas no siempre son las mismas. Yo no sé si soy una persona nueva o definitivamente, soy la de siempre. Ya no valoro las mismas cosas de antes, tengo nuevas prioridades, nuevos deseos. El frío me despierta como de una especie de sueño. Nos vamos haciendo adultos. Pensamos en el camino hecho, nos miramos y sonreímos. Fuimos tan tontos...¿continuamos siéndolo? 
La vida nos presenta diferentes rutas al mismo tiempo, cada día. Hoy miro adelante, y estás mirando conmigo. Se siente bien, sweetest thing...

domingo, 6 de mayo de 2012

miércoles, 2 de mayo de 2012

Momento off



Tengo ganas de llorar, aunque no se note, aunque por fuera mi cara se quede igual que siempre. La sonrisa intacta, el tono de voz, igual. Pero nadie sabe que en el fondo, tengo ganas de quedarme en mi cama sin hacer nada, esperando a que algo pase. Y no es que no pase nada en mi vida, todo lo contrario. No llevo tantos años de vida, pero sí los suficientes como para recordar muchas situaciones caóticas, relaciones torcidas, ilusiones desvanecidas, esperanzas sin llegar a término, tristeza, soledad. Sí. Muchas veces pienso en eso, en lo sola que estoy, en ese intento por llenar ese vacío con amistades, con amor. Pero no sale bien. Generalmente es una especie de oasis, parece todo perfecto, hasta que algo o alguien te cambia los planes. Y ahí te ponés mal, y te preguntás por qué siempre es así. Yo sé que debería ir al psicólogo...por ejemplo, porque a mis amigos que les "cuento" mis dramas, los termino por cansar...porque al fin y al cabo, todos tienen sus problemas y me parece re egoísta querer hablarles de lo que me pasa todo el tiempo. soy consciente de que hay problemas más importantes que los míos, y en realidad debería estar feliz porque estoy, dentro de todo, estoy bien. Pero qué sé yo...no sé. Eso de mirar fotos, y llorar, no es un buen síntoma. Estoy derrochando lágrimas casi todos los días. Espero que ustedes anden bien. 

miércoles, 18 de abril de 2012

Silencio

Lo que golpea
retumba en tu cabeza
el despertar no es el mismo,
el silencio no es el mismo
la alegría dejó de funcionar
es la hora de cerrar
llegás al mercadito y te quedaste afuera
con las ganas de aquel caramelo masticable
y te quedás pensando.
Y lo que golpea sigue allí.


El ausente.
El llanto.
El espacio vacío. 
Mi compañía sin acompañante.
La cama sin deshacer, 
la taza fría de café,
el señalador del libro que voló con el viento que entró
por la puerta.


La pérdida.


Tus mirada interrogante.
Mis ganas de llorar.
Decir "llorar" y quebrar en llanto.
La lluvia se parece al llanto.
La siento aunque no esté, como tu caricia.




Lo que golpea allí quiere ceder
dejando que el paso de la luz
haga su papel.
La no presencia de tu cuerpo en este momento
nos trae un dolor que no se vende en ninguna parte.




La daga de misericordia
no quiere aparecer, deja que todo
sea...




Pero vos, no sos.
Y yo...¡tan poco soy sin vos!






domingo, 15 de abril de 2012

Quiero más de vos...

Tenés la especialidad de hacerte desear más que cualquier postre expuesto en vidriera.







Ayyy! quiero tenerte CONmigo. 

viernes, 30 de marzo de 2012

La escritura y el deseo.


Se preguntaba si acaso había llegado al límite del deseo.
Un minuto después de haberlo tenido entre sus brazos, comenzó a grabar en su caprichoso laberinto , cada gesto táctil al corazón, cada caricia infinita, la luz de sus ojos negros, el rubor de su rostro, el calor de su cuerpo.
La vida pasaba a través de la luz que se escapaba por los bordes de la persiana, un rectilíneo lienzo de cristales clarísimos iluminaban un lugar de aquél suelo que compartían. El colchón abandonado a la tormenta del deseo,a la natural sed de los cuerpos, se asemejaba al abandono que ambos tenían en el interior de su alma: habían dejado pasar el tiempo, provocando sólo un hueco profundo, vacío total de esperanza, acostumbrados sólo a tener lo que se tenía, no desear querer más, no desear más que lo posible. Conformarse con la inutilidad del corazón.
Pero esa noche la vida les había dado una nueva oportunidad de cambiar de perspectiva.

Lo que aquel momento tangible le permitía ver, era sólo visible por la mitad. Pero suficiente como para escribir dos días después.

Ella se había dado cuenta que lo que en el amor era escribible, se volvía creación. Con el amontonadero de besos y lamidos, mordidas y sonrisas, se formó una cadena de excitación que nacía desde la espina dorsal del alma, hasta donde nacía el corazón -órgano y signo-, conformando una serie de incógnitas venideras, pero que llenaban al menos, temporalmente, la vacuidad de sus vidas. Su cuerpo era visible, recordable, pero únicamente por la posibilidad de creación del lenguaje. El cuerpo producía un lenguaje nuevo junto con el otro. Un nuevo alfabeto que se correspondía en un único momento -una soledad misma, casi idéntica- , dentro de la intimidad de ese suelo. Sólo allí el amor podía crear más deseos, sólo en ese único momento podían escribir.




jueves, 22 de marzo de 2012

Primer jueves de otoño

La infinitud del tiempo, no se puede percibir si no te beso.
El arte de amar no se prueba en soledad.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Feliz día de la poesía! Feliz otoño!




La poesía nos salva de esa sensación de ahogo, cuando las palabras quieren salir, pero salen lágrimas...

lunes, 19 de marzo de 2012

                           Amanecí más triste que nunca.

Mañana sin amor.
                               Sin el tuyo

martes, 13 de marzo de 2012

Naked as we came.




Recomiendo leer el texto, escuchando este hermoso tema de Iron and Wine, si no lo pueden escuchar desde acá, les aconsejo que lo busquen en Youtube. Para los que les gusta la música tipo Indie, les va a encantar.  Si les molesta la música de fondo del blog, busquen en el panel lateral derecho, donde está la ventanita con el reproductor de música, y simplemente presionen la tecla de stop o pausa, y problema solucionado! Espero que les guste...:)




Una de las cosas que más disfrutaba cuando estábamos juntos, era que sin decirnos palabras audibles, conversábamos con la piel. ¡Y vaya que nos entendíamos perfectamente! Yo me dejaba mirar, tocar, y observaba cómo sus pupilas agrandadas estaban fijas sobre mi cuerpo. Él se dejaba mirar, tocar y yo no me cansaba de observar cada curvatura de su espalda, ni las comisuras de su boca. Tenía una doble y simpática arruguita alrededor de su sonrisa...(siempre pensé que eso lo hacía adorable) Cuando queríamos decirnos algo, para evitar quebrar aquel momento de cristal, nos mirábamos fijo mutuamente. No sé si él habrá comprendido alguna de las palabras que no salían de mis labios, pero que yo estaba pensando con fuerza, aquello que quería que él "escuchara". Le hablaba a través de mis ojos. Él también hacía lo mismo, y lo que yo llegué a entender, no era traducible al lenguaje natural, era otra especie de gramática. Cuando no se trataba de estar acostados sobre el sillón o en la cama, o en uno de esos sitios donde se supone que uno se acomoda para descansar, (pero que sin embargo, termina resultando un sitio multifuncional, especialmente en el momento de arrojar objetos de diferente índole), también compartíamos una especie de código. Mientras uno hablaba de algo, el otro escuchaba y hacía preguntas oportunas que hacían de la charla, algo totalmente hermoso. Se disfrutaba la escena, los espacios para tomar aire o pausas, los silencios acompañados de gestos cómplices, los roces de manos que surgían por sorpresa, o no. Todo aquello era invaluable. Como sus besos o nuestros besos. ¿Cómo podría olvidar lo que sentí cuando me tomó por primera vez desde la espalda, y despegó sus labios tiernos, para plantarme un beso en la nuca?  No se puede olvidar absolutamente nada de lo que pasamos juntos, como un disco rayado que hemos escuchado miles de veces...así somos los dos. Completamente averiados para el mundo pero perfectos para el otro. No necesitaba nada más que una copa de vino y de su inigualable compañía en una noche de lluvia que presagiaba el otoño venidero, una noche como la de hoy... para tener la certeza que es lo que siempre anduve buscando...

viernes, 9 de marzo de 2012

Desvaríos







Desvarío nro.1 : - ¿Cómo puede ser que con el aire que sale de su boca se me acorte la respiración, y se me alargue la vida?







Desvarío nro.2: - Una especie de tormento sufren los labios, el instante previo al roce de los suyos. (Eso sucede cuando me mirás fijo, y no me besás) Deliro. Desespero...















Desvarío nro. 3- Susurra la piel cuando los labios juegan a ser caníbales. Me das de comer de mis propios labios.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Charla azulada y roja








Ponéle color rojo nena, sí, ese que tenés al lado, ese que se parece a sangre de perro, ese que queda tan lindo con el azul. Así, que se te desboque el dibujo, que irradie, lleno de brazos que intentan atraparte...te reís, reíte si querés, aunque no entiendas nada, algún día te vas a poner a pensar lo que te estoy diciendo, y no te vas a reír, tal vez...¿Te conté lo que pasó al final la otra noche con Julián? Dale, entonces ahora te cuento, vos seguí con el dibujo, total podés escuchar y hacer eso...a ver, bancame un rato, creo que le voy a cambiar la yerba al mate, ya está un asco...ahí está, listo. Bueno, sigamos...¿qué te decía? ahh, sí, bueno...en realidad no estaba muy segura de contarte lo que pasó, porque ya conozco las caras que me vas a hacer. Sí, pasó eso, por eso  mismo te decía...me llevó a ver una película malísima, pero no podía herir su orgullo y decirle...jajaja, ¿te imaginás diciéndole : 'Hey, es un bando la peli, me aburro' ?  Bueno...sí, tenés razón, siempre digo ese tipo de cosas, pero no daba cagar la noche, porque la peli estaba aburrida...jajaja, y sí, qué sé yo. A veces, para pasarla mejor, no hay que decir todo lo que se piensa ...en fin, después de eso fuimos a caminar por ahí, ¿está muy dulce el mate? ¡avisame boluda! yo me cuelgo cuando hablo de Mr. Wrong ...a ver...¿cómo va ese cuadro? mmm, no, prefiero que le des más azul ahora, sí...las flores rojas no se destacan si no. Me gusta cómo queda el rojo y el azul. ¡Ayy! me acordé de un vestido que vi el otro día...era hermoso, como el que usa Natalia Oreiro en la propaganda de Elvive...sí, es hermoso...sobre todo me gustan las mangas del vestido...sí, ella es re linda...más vale, ¡tenés razón boluda! no todas podemos usar esos vestidos...¡qué triste que es la vida loco!...bueno, mejor te sigo contando, bancá que cambio la música...ya me cansé de Charly, tengo ganas de escuchar algo más tipo Moby,hay días que me siento tipo Moby...jajaja, ¡qué boludez! ¡Ahhh!, amo este tema...♫ I never meant to hurt you, I never meant to lie, so this is goodbye, this is goodbye...Bueno, te decía...ya no sé qué, me di cuenta que cuando estoy con el Juli no soy yo, no soy la de siempre, es como si me dieran ganas de hacer de todo, hasta lo que no me gusta, pero cuando no estamos juntos escribo, o escucho música, y todo me hace pensar en él, pero, sí ya sé que no me creés, no sé para qué te estoy contando...dejáme terminar la idea...sí, está bien, te perdono. Sí, me gusta cómo está quedando...sos re buena con eso nena, me diste ganas de pintar...¡ahh, no seas mala! ya sé que a mí no se me da el arte pictórico...jajaja, ¡qué maldita sos enana! Bueno, ¿me dejás terminar? ok, te decía que él me hace sentir como si no fuera yo, o mejor dicho, que estoy entera. Sí, es eso...es como que estoy viviendo lo que quiero, que puedo elegir, esa es la sensación, como si viviera en estado "reagge"...jaja...sí, fumada total. Me llena de paz Mr. Wrong, y es que es por eso que me encanta, que está todo mal y bien con él, esa divina contradicción, me encanta. Sí, ya sé...no me digas, que ni lo quiero pensar...ya sé boluda, me aburro aunque no lo quiera...pero con él es distinto...qué sé yo, ¿cómo podría aburrirme de él?naaa...no me lo imagino. No me imagino una vida donde esté yo, sin él. Es como que le faltara el piano a algún tema de Norah Jones...¡cómo me gusta su voz!...Sí, sí, ya sé, no canto feo, pero tampoco como para ser cantante...aunque ¿sabés qué? a él le canté, y le gustó...jajaja, ¡sí! siempre canto cuando estoy contenta...con Emanuel también cantaba, incluso después de hacer el amor, jajaja...sí, ¿vos nunca le cantaste a nadie? ¡Ay nena! a veces está bueno demostrarle al otro que te hace vibrar...si, cantale...o pintale algo hermoso...como la espalda...¡sí! No me niegues que es una buena idea...jajaja, ayyy, ¡no te hagas!...bueno, ¿no querés más mates? Sí, yo tampoco. Me dieron unas ganas de verlo! todo es tu culpa! y culpa de esta charla y de la lluvia y de la música...jaja, sí ya sé que todo eso es mentira. Disfruto echarle la culpa al mundo, aunque sea hipócrita...es ser más hipócrita decir que no uno no es hipócrita, qué paradoja, ¿no? ¡Ay nena!, ¡me mandó un mensaje! No, no le voy a responder eso...jajaja, a ver...lo invito a ver otra peli aburrida. Ya  fue, me encanta hacerlo con él. No, ¡no digas eso boluda! nada que ver, no estoy enamorada...vos seguí pintando...

lunes, 27 de febrero de 2012




Yo no quiero escribir sobre tardes que se acaban,
de noches crepusculares en la arena de la playa,
de imágenes de postal que se venden en el kiosko,
ni de cómo sentados en la vereda, toman mates dos viejitos.

Ni siquiera me dan ganas de escribir sobre la tormenta que se aproxima,
o de cómo se acelera el pulso cuando me tocas;
tampoco sobre aquel poema que te leí, que no sé si escuchaste.
Aunque a veces escribo sobre los paisajes que imagino a tu lado,
acerca de aquellos besos que me diste, de los momentos guardados en el cajón.
Pero no quiero reiterarte siempre las mismas cosas,
prefiero caminar a tu lado                         dejarte ir

Nadie sabe cómo decir ciertas cosas, yo no sé cómo explicarte ésto
quería dejar por escrito que a veces me da miedo perderte,
o que yo me pierda en el laberinto que invento cuando no estás conmigo
a donde voy, 
de vez en cuando,  me voy
para no ser algo de lo que te acostumbres a mirar,
ya que no quiero ser tu hábito, ni tu itinerario
ni siquiera tu sueño eterno,
quisiera ser en cambio
tu sorpresa y tu sonrisa inmediata
la frase oportuna en el momento exacto,
la taza de té que te calma,
ser la mano que te toca la parte de atrás de tu pecho
ser sólo lo que ves,  cuando querés mirar,
dejarte ver mi lado más amable, o el que quieras explorar
ser tu próximo aeropuerto,
tu pase libre a lo que deseaste toda tu vida,
              sólo ser
para que vos no me olvides.



miércoles, 22 de febrero de 2012

Amiga



Porque pesa, te pesa, nos pesa, nos arrastra, no lleva de los hombros hacia aquel abismo que supimos alguna vez esconder. Una brisa desietedelatarde te acaricia la frente, tus ojos claritos pestañean, se desperezan un poco y nos vamos caminando por el boulevard, nos alejamos de la gente que reía viendo a los nenitos jugar...porque a veces se hace necesario sentirse cerca de la niñez en cualquier forma y tiempo, porque en ellos está el secreto de todo...¿no te acordás cuando de pequeña, las tardes nunca llegaban a acabarse? ¿que las siestas equivalían lo que ahora, para nosotras, duran algunas noches?
Porque pesa, nos pesa, la tristeza, y se siente y te pellizca, y querés alejarte de aquella orilla, pero en vez de retroceder, te esparcís por el aire como un polvito de estrellas...y tu cuerpo llega con ese vientito que ahora me corre por el cuello. Recuerdo la tarde en que te regalé aquel collarcito hecho por mí. Estabas re contenta, era verde, de hilo encerado, y me dijiste que tenía que dedicarme a eso. En realidad siempre me encontrabas una nueva profesión, todo lo que hacía te parecía bueno. Vos nunca te diste cuenta que yo te admiraba más que vos a mí, hermana mía. Y esta noche, en que el cielo del litoral está limpio y tiene olor a verano, te escribo como si tuviera la certeza de que lo estás leyendo. Ahora mismo, y que compartimos unos ricos mates, con buena música, con palabras de por medio y con un corazón que comparte sus últimos días con aquel espejo...


martes, 21 de febrero de 2012

Vanguardia

Si me mira de frente sabe,
tiene la certeza

                   (aunque no lo sabe
de que me tiene atrapada de pies 
y corazón,
que mi boca le corresponde con un sólo gesto, 
que si me toca y roza 
sus pestañas en una de mis mejillas, 
la guerra puede volver a comenzar,
 y ya no vendrá ejército ni país vecino, 
que nos quiera volver a salvar. 


Si se entera que me tiene encandilada 
toda el alma,
cualquier fin del mundo puede sobrevenir
tal vez el mundo que había germinado 
con cada adiós
provocado por orgullo o 
por un cansancio inmaduro. 


Si me habla y su voz logra llegar más allá de mi espalda,
no sabe que ahora lo sabe
pero puede lograr hacer desaparecer todos mis miedos, 
sólo con su sonrisa. Su risa 
que me hace querer sonreír a todos los puntos del cielo
 y que me hace querer mirarlo 
(como si pudiera detener el tiempo)    de frente
y saber y tener toda la certeza 
(y ahora lo sé) de que lo tengo atrapado de manos y razón
que sus labios me corresponden
 a cada besomirada
que si mi piel siente cualquier roce suyo, 
la guerra ya está desatada, 
y que lo único que nos queda por hacer, 
es sobrevivir al amor hecho en esta especie de tempestad.





viernes, 17 de febrero de 2012

¿Noche infinita?



Te dejo que me hieras con tu mirada sólo porque sé que no va a haber otra noche infinita como ésta, donde la luz de la luna a medio llenar, nos alumbre y nos regale esa estela de energía; te dejo que desnudes mi alma con las palabras que me vas robando, o que acaso te doy, porque entre que me decido qué hacer y qué no, me quedo sin hacer nada, aunque sea consciente, de que la felicidad que me impartís con ese homenaje a la vida que brindás con tu linda sonrisa, no va a quedarse así para siempre, porque la palabra siempre nunca me convenció del todo; te dejo que me acaricies con tus besos porque siento con el cuerpo cada centímetro del tuyo, una sensación más hermosa que lo hermoso indescriptible, te dejo que me toques porque temo a que el tiempo no nos sobre, como casi nunca, porque todo lo que hacemos juntos se hace recuerdo, porque le temo al olvido; te dejo que me hagas lo que pensás, que me abraces,  que le pongas materialidad a los sueños y escuches la música de fondo que dejo salir de mis manos; te dejo, simplemente, que me ames...

lunes, 13 de febrero de 2012

Sin título-

La luna ahora tenía ese aspecto a durazno
que sólo dos veces en el año tiene.
Había despertado de aquél sueño interminable,
había
decidido
de una buena vez por todas
que sus noches debían tener color.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Perderse con el viento





 (Cuando el ánimo se presta a la escritura, hay que dejarse llevar.) 





Tan sólo va subiendo un rumor en la espalda, una cosquillita, algo que les es familiar... y como si no se dieran cuenta de lo que sucede, seguían masticando los minutos y el Sol desaparecía de la pared. 
En sus lindas postales ése Sol reflejado en el rostro de la Luna, se asemejaba a la sonrisa de niño que tenía él, cuando creían que el viento no iba a salir más de aquel puerto. Iban dejando todo lo que les daba miedo, lo tiraron a un hueco que parecía tener forma de ilusión (la que ellos estaban germinando).
Uno a veces llega a pensar que puede aplastar las torres del deseo con el dedo de la razón, como si el autodominio fuera nuestra mano derecha y las ganas se fueran por cansancio. 
Pero sucedía que la máquina que los tenía funcionando día y noche, constantemente, eran las ganas de tener viento en la espalda. Ese rumor, la cosquillita que nace desde adentro de vaya saber uno cuál de todos los órganos, o esa brisa que se levanta de repente en la plaza y te regala una caricia. Para ella era lindo verlo mirar la noche, porque podía hacer de cuenta que no estaba sentada a su lado, era invisible. Podía verlo como si estuviera totalmente solo. Podía llegar a entender una soledad compartida. Aunque el viento y las luces eléctricas que se reflejaban en el asfalto dejaban vislumbrar cualquier atisbo de movimiento, que llegaban cuando por un instante, él se daba cuenta que ella lo estaba mirando. Pero, ¿cómo puede uno hacer eso con la mente? Hacer como que no se está en un lugar, y transportarse hacia cualquier paraje con sólo escuchar una melodía de cristal eterno, que deja ver cualquier nostalgia guardada en el corazón. Todo eso podían hacer cuando estaban uno tirado al lado del otro, mirando la nada, el cielo. O el techo que se convertía en el paraíso más deseado por cualquier mortal. Las sensaciones afloraban y les bailaban los ojos. De aquí para allá, grabando cada pormenor, cada sonido, cada tacto. Eso era lo fundamental, recordar cómo se sentía lo que se iba sintiendo. Sabían que era una mochila que los acompañaría en cada viaje, en cada noche sin luna o con ella, pero sin paraísos que crear. El porvenir iba llegando arrastrando sus delicados pies, imperceptibles, como un ladrón profesional, esperando para arrebatarles la alegría, la paz. Pero hacían como si no pasara nada, en realidad ya no podían hacer más nada cuando ya habían tirado todas las cartas. 
A pesar de todo lo lindo de aquello, ella nunca se sintió tan sola como cuando se dió cuenta que nunca anduvieron juntos el mismo camino. Dos cuerpos distanciados por ideas. Pero con dos corazones que sufrían por lo mismo. Lo único que tenían en común, nunca los dejaba solos.


Diferencias


(…) Por más que fuéramos profundamente diferentes, no dejaba de sentir que algo fundamental nos era común, una especie de herida originaria. (…)
Gorz, André: Carta a D. Historia de un amor




domingo, 5 de febrero de 2012

No sé si podría nombrar esta entrada


500 days with Summer



Tenía ganas de escribir un poco, alguna pavadita, ya que se termina el domingo y estoy aburrida. Tenía ganas, también, de leer alguno de los tantos libros que tengo apilados en la mesa de luz,que me sirven para cuando ando con insomnio o algo por el estilo, porque a mí nunca me falta el sueño. Primero escribo. Eso es seguro.
Ya que estamos, les cuento que tengo ganas de tomar alguna bebida alcohólica, una copita de vino, algo nomás, un sorbito. Es una necesidad, creo. En cualquier momento me levanto de la silla y voy hasta la heladera para ver qué hay. Creí también que tenía hambre, y me terminé las últimas galletitas del paquete. Las más feas. Solamente estaban las que tienen una especie de membrillo encima, que se parece más a una goma indescriptible que se te pega a las muelas y te las tenés que sacar con los dedos. Sí, ya sé que es desagradable. Pero a veces lo hago. Seguro que lo hicieron alguna vez.

Primer corte de lo que estaba diciendo: Ayer vi la peli El Rito. ¿La vieron ya? Me re gustó, hacía rato que me la habían recomendado, pero recién ayer  la pude ver, y me gustó mucho. A veces tengo ganas de ver ese tipo de películas y no esas románticas/cursis/melosas/irreales/etc. que generalmente me gustaba ver. 


Segundo disparate que corta el hilo de lo que venía diciendo, pero que a fin de cuentas, se relaciona con lo primero de todo: Estaba pensando esta tarde, que antes, mucho antes, pensaba que en el amor uno siempre sabía lo que hacía. Por ejemplo, solía pensar que uno sí elige de quién se enamora, y no era como se dice generalmente. Pero, después de un tiempo entendí que en realidad, hay algo en el fondo, que sea lo que sea (alma, corazón, inconsciente o líbido, gustos preferencias, o todo ese rejunte) nos limita el panorama que hay allí, el resto del mundo. Y quizás no haya una única persona que nos agrade, nos cautive, nos robe el pensamiento y nuestro equilibrio. Quizás haya más de una, y sin embargo, no lo admitimos. Nos incomoda darnos cuenta de eso, y lo intentamos esconder en nuestra mente, como una necesidad evitable, pero que con el tiempo se va extendiendo. Como la sed de una copa de vino. Lo que me pregunto en este momento, es si les pasa a todos. Me gustaría saber si soy esa copa de vino de alguien, que no sea mi novio.
En definitiva, a veces me conformo con la idea de que no soy la única persona que se volvió loca por otra persona. Creo que yo también perjudiqué la salud mental de otra persona. Y ahora, la pregunta del millón: ¿eso qué es? ¿Sólo atracción?




...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.