lunes, 26 de septiembre de 2011

Shampoo~

A ver, vamos a hacer de cuenta que vamos pregonando por las calles de la ciudad que lo nuestro está muerto, enterrado en el recóndito hueco de un jardín amurallado dentro de un laberinto sin salida en el sueño de un duende despiadado. Hagamos las pases. Miremos el cielo semptembriente y digamos a los bichitos: "Salve la Tierra, el Agua y el Fuego, que hace que todo arda, hasta la nada". Decime una cosa, un susurro, una ola de mar, aunque poca e intrépida e inservible contenga y hable por vos, por los silencios dados con generosidad de Este a Oeste. Vayamos a recorrer los barrios de la ciudad. Te paso a buscar por la plaza del soldado:  subámosnos al bondi, vayamos en los asientos siameses, perdamos las horas detrás, que se nos caigan como las moneditas. Nada está totalmente perdido que no se pueda reciclar. Una mosca zumba en la parte del cerebro que tiene la caja de la memoria. Es la poesía, que no cesa nunca, palpita y hierve como el aceite en la olla para hacer las papas fritas. Tengo antojo de locura, vení, buscame vos, es tu turno. De vez en cuando me pregunto por tu paradero, pero ya sé, en verdad, siempre a dónde vas. Estás escondido entre los arbustos, te vas a correr por el parque sur, con uno de tus tres perros. Sos peludo, te parecés a la noche, ésa,  que nos persiguió hace trescientos sesenta y ocho días atrás. Y sí, ¿qué otra cosa podía pasar con un abrazo desprotegido por el destino caprichoso que nos tocó a los dos? Pero yo tengo mi almohada llena de estrellas con las sonrisas que me diste. Brillaste como la luna gorda de septiembre, pero llovía, y relucía su blancura, esa que no tenés. Y no tendrás, sos lúgubre como la sombra de la puerta a la siesta de un día de junio. O Abril. Abril que abre cientos de palabras quién sabe con qué destinatarios temerarios de sus propios dolores. Tengo una corazonada, si yo te pensé treinta veces en la tarde, vos me doblás la jugada. Como siempre.
Hoy hacía calor en la ciudad, las fauces de los animales mostraban su mejor color: el rosa carne. Esa que no conocés. No de mi parte. Hoy hacía calor en la ciudad, estaba para tomar un helado con vos, y lamerte la boca, como los perros. ¿Cómo no haber nacido con esa forma? Me hubieras llevado a correr por el parque Sur, así te tendría cerca. Quizá en el sueño cumpla mi deseo. Mejor que no sea cierto, acabaría la certeza de saber que lo nuestro es de mentira. No te quiero conmigo, sólo me inspiraste unas vagas letras, todavía escribo para el que lee. Menos mal que de algo sirve decir palabras, para bien o para mal.



viernes, 16 de septiembre de 2011

Agregando al montón de palabras:

La chica de la foto: A Fine Frenzy. Escúchenla, lo merece.










comprendo que todas esas tardes huellas de arena, se mojaron 
con la lluvia del olvido.


ya no te dejo que vengas a mi cama,
estoy dormida sin vos.
gracias.




domingo, 11 de septiembre de 2011

Lo que pasa..

                       Pete Yorn & Scarlett Johansson

Yo te entregué mi sangre, mis sonidos,
mis manos, mi cabeza,
y lo que es más, mi soledad, la gran señora,
como un día de mayo dulcísimo de otoño,
y lo que es más aún, todo mi olvido
para que lo deshagas y dures en la noche,
en la tormenta, en la desgracia,
y más aún, te di mi muerte,
veré subir tu rostro entre el oleaje de las sombras,
y aún no puedo abarcarte, sigues creciendo
                                                       como un fuego,
y me destruyes, me construyes, eres oscura como la luz.

                                                                                                                  (Lo que pasa, J. Gelman)





¿Es positivo ver cómo alguien que llegó a ser un pedazo de vida, se aleja a grandes pasos, una vez que no hay nada más por hacer?

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Septiembre con sol :)

Día de sol en la capital de la provincia de Santa Fe. Venía de la facultad, luego de estar ahí alrededor de 8 horas, en el bondi, y recordé que anoche tenía ganas de tomar helado. Eso hice. Bajé del colectivo, y fui derechito a la heladería a tomar lo que venden ahí jajaja. Una vez ahí dentro decidí comprarme un cucurucho de tres sabores. Había una pareja, una familia y el empleado. Bueno, después de pedir mi heladito, me senté en una mesa, totalmente sola, mientras miraba por la vidriera la gente pasar...Estuve como veinte minutos (aproximadamente) para terminar mi helado, y en eso, me doy cuenta que las pocas personas que estaban conmigo, ya se habían retirado. Yo, tranqui, pensaba que era la primera vez que estaba sola, tomando helado, una tarde de septiembre. Me sentí tan bien! era tranquilizador...estar ahí, disfrutando mi helado, sin nadie a quien  observar, ni escuchar. Éramos sólo, mi helado y yo. Y mientras miraba a la gente que iba y venía, escuché una vocecita. Era el heladero. Me dice "Hace calor afuera, ¿no?" Y yo, dispersa como nunca (?) , miré a mi alrededor y le pregunté como boluda..."¿me hablás a mí?" Sisi, ya sé qué están pensando "qué mina boluda, si no había nadie más, ¿a quién le iba a hablar el pobre flaco?". Pero en fin...le respondí "Sí, hace mucho calor, todo el mundo anda con remeritas", después de pensar "qué respuesta estúpida". Cuando caí en ese pensamiento, me fui rápido, caminando hasta mi casa. Pensando que era una chica feliz y boluda. ¿Pero qué tiene de malo sentirse así de vez en cuando? jajaja.
Esta fue una entrada sin sentido, pero qué más da? Si realmente tuviera que escribir qué cosas se me vienen a la cabeza ahora que se siente de a poco la primavera, que me hace recordar lo que viví el año pasado...dan ganas de sedarse con un poco de Radiohead o algo onda down down. Y no quiero eso, el sol está hermoso. El aire y los pajaritos también. Les dejo un tema de Incubus, para que lo disfruten. Es uno de los que más me gustan :)
Y bueno, me voy a estudiar literatura hispanoamericana, no me queda otra. Saludos gente!

lunes, 5 de septiembre de 2011

Y va uno más...




Comparto un poezucho que até yo misma, no es poema. Son palabras que quisieron estar tomadas de las manos. Espero que les llegue. O que simplemente, lo lean. Saludos y buena vibra a todos :)


Basta recordar un simple momento
el césped, la yerba, tu frente, tu lengua.
Momentos de espuma,
efervescentes finitos.
Qué hacer con la arena de los pies,
el pedacito de papel mojado
con una lágrima, la torre de recuerdos
acumuladas en la garganta, el nudo
de tu cintura que te apretuja desde esa 
parte hacia mí. Parte de culpa, la tiene la lengua
roja, indómita, pérfida que socava nuestro temple,
lo parte en tres, lo arroja al fuego, no quedan restos
la paz está perdida. La lengua hace estragos.
Basta que me quede repitiendo algunos diálogos
que tu amoldable boca dibujó en el aire, esos labios
finitos terminables que hacían ver luz por todos lados,
tendiendo trampas para un futuro que siempre fue presente.
Mordisqueo tu recuerdo, me lo trago lo devuelvo, te traigo
hacia mi hoy. Estando vulnerable a mi encanto, yo sé.
    no estás tan lejos, siempre me robás la mejor de las frases
las hago mías pero son nuestras hijas. 
                 Todavía la lengua nos tiene para siempre.

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.