miércoles, 28 de diciembre de 2011

Inevitable océano


Te he querido, tú bien lo sabes.
Te he querido y te quiero
a pesar de ese hilo de luto que me hilvana
al filo de la tarde.
Y tengo miedo.
De la lluvia, del pájaro de nubes, 
del silencio que llevo conmigo a todas partes.
Tengo miedo a la noche,
a quedarme encerrada entre alambres del sueño,
a la palabra olvido
y a tus brazos en forma de barrotes dorados.

Miedo a recorrer la casa y saberla vacía,
o a quererte, de nuevo, mucho mejor que antes.
No me abandones en esta larga ausencia.
Recuerda lo que he sido para ti otros inviernos:
el tiempo de querernos indefinidamente,
el mar,
los barcos que llegaban sin muertos a la orilla,
el ruido de las olas al fondo de la casa.
Y el viento,
recuerda el viento, amor, doblando las esquinas.


Elsa López-  Inevitable océano, 1982





Gente bonita, estoy ausentada durante mucho tiempo, en parte porque no tenía ánimos de escribir en el blog y porque estuve descansando, tal vez, demasiado. Estoy leyendo mucho (lo que me gusta, y no  sólo lo que me piden para la facultad), mirando muuuchas películas, aprendiendo a jugar al truco, y viviendo la dolce vitta
El calor está pegando demasiado fuerte este verano, pero igualmente no me puedo quejar porque en dos semanas voy a ir a Brasil con mis amigas de la facultad, y cuando pienso en eso, se olvida cualquier problema. 
La Navidad fue linda. Y eso que fue la primera que pasé sin ningún abuelo. Pero  me dijo una amiga que uno se va acostumbrando a las ausencias...y es totalmente cierto. ¿Ustedes cómo la pasaron?
Les digo, ya que estamos, que lo que sí hago casi todos los días, es pasarme por Tumblr, así que el que quiera leer o ver lo que posteo...les dejo el link:  http://imperfectamenteyo.tumblr.com/
El poema que les dejo hoy, lo hallé ahí. Es hermoso, totalmente. Espero que también les guste. 
Sin nada más que agregar, y sin ganas de hacer ningún balance del 2011, me retiro y les dejo mis mejores deseos para el año que se avecina...Sean felices y brinden por todo lo bueno que viene y lo malo que se va!
Besotes a todos!!

martes, 13 de diciembre de 2011

Nada será...

Todo dependía del momento exacto en que me miraras. En que te dieras cuenta, que yo, estaba ahí. Que te dieras cuenta que tan sólo quería que me dieras existencia en tu vida, aunque tan sólo fuera un destello de luz, casi impreciso. Me viste y nada volvió a ser igual.
Mi vida no cambió porque él, apareció para enamorarme, sino porque soy alguien importante en la vida de otra persona, y nada será como fue antes.







domingo, 11 de diciembre de 2011

Me hacés eterna

¿Qué más da? si lo único que queda de noche se me va con el puñado de estrellas que flota en tu cabeza, y vos, como un príncipe insospechado, dejás que te bese los ojos y te diga cosas inventadas, como cada susurro que te susurro, para variar...
¿qué  más da? si lo único que me dejás cuando te vas es una partecita de alma, pero no me alcanza, es como un sueño nítido que quiero volver a soñar, y no me alcanza, el tiempo con vos no alcanza, te veo y te imagino como si te estuviera recordando, no quiero pensarte sin sentirte, sin que me toques la piel cuando te miro con mi memoria, ¿qué pasa ahora si te aparecés cuando te escribo, así, a lo lejos, desde el Litoral hacia arriba, o hacia abajo? quisiera que puedas mirarme como me pensás, y me recordás, que todo vuelva a ser tacto y calor..
Las noches con tu compañía nunca fueron noches cualquiera, eran noches para ir al mar...
Las noches con tu compañía son noches para reír. Pero nunca la noche fue eterna, con tu compañía todo parece apurarse. Tengo miedo que nos caigamos corriendo en este boomerang de la vida, sólo tus besos me dan infinidad...dame más besos y hagamos de cuenta que no somos nosotros, sino los de antes, los que todavía se deseaban besar, así me parece que sos eterno. Me hacés eterna. 

domingo, 4 de diciembre de 2011

Marea...




Siempre queda algo, aunque sea una minúscula parte de una partecita, que lo era todo. Con esa otra persona, construimos un pequeño, pero habitable mundo, y era habitable porque circundaban dos personas. No queda rastro ni nada que pueda llevarnos a ese mar, que supo ser reconfortante...
Las orillas no están en ninguna parte, ahora sólo hay un pequeño océano de silencios que va aumentando la marea.



Sé que alguna vez, todos recordamos el presente acabado. 
Siempre te queda algo.


...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.