miércoles, 29 de febrero de 2012

Charla azulada y roja








Ponéle color rojo nena, sí, ese que tenés al lado, ese que se parece a sangre de perro, ese que queda tan lindo con el azul. Así, que se te desboque el dibujo, que irradie, lleno de brazos que intentan atraparte...te reís, reíte si querés, aunque no entiendas nada, algún día te vas a poner a pensar lo que te estoy diciendo, y no te vas a reír, tal vez...¿Te conté lo que pasó al final la otra noche con Julián? Dale, entonces ahora te cuento, vos seguí con el dibujo, total podés escuchar y hacer eso...a ver, bancame un rato, creo que le voy a cambiar la yerba al mate, ya está un asco...ahí está, listo. Bueno, sigamos...¿qué te decía? ahh, sí, bueno...en realidad no estaba muy segura de contarte lo que pasó, porque ya conozco las caras que me vas a hacer. Sí, pasó eso, por eso  mismo te decía...me llevó a ver una película malísima, pero no podía herir su orgullo y decirle...jajaja, ¿te imaginás diciéndole : 'Hey, es un bando la peli, me aburro' ?  Bueno...sí, tenés razón, siempre digo ese tipo de cosas, pero no daba cagar la noche, porque la peli estaba aburrida...jajaja, y sí, qué sé yo. A veces, para pasarla mejor, no hay que decir todo lo que se piensa ...en fin, después de eso fuimos a caminar por ahí, ¿está muy dulce el mate? ¡avisame boluda! yo me cuelgo cuando hablo de Mr. Wrong ...a ver...¿cómo va ese cuadro? mmm, no, prefiero que le des más azul ahora, sí...las flores rojas no se destacan si no. Me gusta cómo queda el rojo y el azul. ¡Ayy! me acordé de un vestido que vi el otro día...era hermoso, como el que usa Natalia Oreiro en la propaganda de Elvive...sí, es hermoso...sobre todo me gustan las mangas del vestido...sí, ella es re linda...más vale, ¡tenés razón boluda! no todas podemos usar esos vestidos...¡qué triste que es la vida loco!...bueno, mejor te sigo contando, bancá que cambio la música...ya me cansé de Charly, tengo ganas de escuchar algo más tipo Moby,hay días que me siento tipo Moby...jajaja, ¡qué boludez! ¡Ahhh!, amo este tema...♫ I never meant to hurt you, I never meant to lie, so this is goodbye, this is goodbye...Bueno, te decía...ya no sé qué, me di cuenta que cuando estoy con el Juli no soy yo, no soy la de siempre, es como si me dieran ganas de hacer de todo, hasta lo que no me gusta, pero cuando no estamos juntos escribo, o escucho música, y todo me hace pensar en él, pero, sí ya sé que no me creés, no sé para qué te estoy contando...dejáme terminar la idea...sí, está bien, te perdono. Sí, me gusta cómo está quedando...sos re buena con eso nena, me diste ganas de pintar...¡ahh, no seas mala! ya sé que a mí no se me da el arte pictórico...jajaja, ¡qué maldita sos enana! Bueno, ¿me dejás terminar? ok, te decía que él me hace sentir como si no fuera yo, o mejor dicho, que estoy entera. Sí, es eso...es como que estoy viviendo lo que quiero, que puedo elegir, esa es la sensación, como si viviera en estado "reagge"...jaja...sí, fumada total. Me llena de paz Mr. Wrong, y es que es por eso que me encanta, que está todo mal y bien con él, esa divina contradicción, me encanta. Sí, ya sé...no me digas, que ni lo quiero pensar...ya sé boluda, me aburro aunque no lo quiera...pero con él es distinto...qué sé yo, ¿cómo podría aburrirme de él?naaa...no me lo imagino. No me imagino una vida donde esté yo, sin él. Es como que le faltara el piano a algún tema de Norah Jones...¡cómo me gusta su voz!...Sí, sí, ya sé, no canto feo, pero tampoco como para ser cantante...aunque ¿sabés qué? a él le canté, y le gustó...jajaja, ¡sí! siempre canto cuando estoy contenta...con Emanuel también cantaba, incluso después de hacer el amor, jajaja...sí, ¿vos nunca le cantaste a nadie? ¡Ay nena! a veces está bueno demostrarle al otro que te hace vibrar...si, cantale...o pintale algo hermoso...como la espalda...¡sí! No me niegues que es una buena idea...jajaja, ayyy, ¡no te hagas!...bueno, ¿no querés más mates? Sí, yo tampoco. Me dieron unas ganas de verlo! todo es tu culpa! y culpa de esta charla y de la lluvia y de la música...jaja, sí ya sé que todo eso es mentira. Disfruto echarle la culpa al mundo, aunque sea hipócrita...es ser más hipócrita decir que no uno no es hipócrita, qué paradoja, ¿no? ¡Ay nena!, ¡me mandó un mensaje! No, no le voy a responder eso...jajaja, a ver...lo invito a ver otra peli aburrida. Ya  fue, me encanta hacerlo con él. No, ¡no digas eso boluda! nada que ver, no estoy enamorada...vos seguí pintando...

lunes, 27 de febrero de 2012




Yo no quiero escribir sobre tardes que se acaban,
de noches crepusculares en la arena de la playa,
de imágenes de postal que se venden en el kiosko,
ni de cómo sentados en la vereda, toman mates dos viejitos.

Ni siquiera me dan ganas de escribir sobre la tormenta que se aproxima,
o de cómo se acelera el pulso cuando me tocas;
tampoco sobre aquel poema que te leí, que no sé si escuchaste.
Aunque a veces escribo sobre los paisajes que imagino a tu lado,
acerca de aquellos besos que me diste, de los momentos guardados en el cajón.
Pero no quiero reiterarte siempre las mismas cosas,
prefiero caminar a tu lado                         dejarte ir

Nadie sabe cómo decir ciertas cosas, yo no sé cómo explicarte ésto
quería dejar por escrito que a veces me da miedo perderte,
o que yo me pierda en el laberinto que invento cuando no estás conmigo
a donde voy, 
de vez en cuando,  me voy
para no ser algo de lo que te acostumbres a mirar,
ya que no quiero ser tu hábito, ni tu itinerario
ni siquiera tu sueño eterno,
quisiera ser en cambio
tu sorpresa y tu sonrisa inmediata
la frase oportuna en el momento exacto,
la taza de té que te calma,
ser la mano que te toca la parte de atrás de tu pecho
ser sólo lo que ves,  cuando querés mirar,
dejarte ver mi lado más amable, o el que quieras explorar
ser tu próximo aeropuerto,
tu pase libre a lo que deseaste toda tu vida,
              sólo ser
para que vos no me olvides.



miércoles, 22 de febrero de 2012

Amiga



Porque pesa, te pesa, nos pesa, nos arrastra, no lleva de los hombros hacia aquel abismo que supimos alguna vez esconder. Una brisa desietedelatarde te acaricia la frente, tus ojos claritos pestañean, se desperezan un poco y nos vamos caminando por el boulevard, nos alejamos de la gente que reía viendo a los nenitos jugar...porque a veces se hace necesario sentirse cerca de la niñez en cualquier forma y tiempo, porque en ellos está el secreto de todo...¿no te acordás cuando de pequeña, las tardes nunca llegaban a acabarse? ¿que las siestas equivalían lo que ahora, para nosotras, duran algunas noches?
Porque pesa, nos pesa, la tristeza, y se siente y te pellizca, y querés alejarte de aquella orilla, pero en vez de retroceder, te esparcís por el aire como un polvito de estrellas...y tu cuerpo llega con ese vientito que ahora me corre por el cuello. Recuerdo la tarde en que te regalé aquel collarcito hecho por mí. Estabas re contenta, era verde, de hilo encerado, y me dijiste que tenía que dedicarme a eso. En realidad siempre me encontrabas una nueva profesión, todo lo que hacía te parecía bueno. Vos nunca te diste cuenta que yo te admiraba más que vos a mí, hermana mía. Y esta noche, en que el cielo del litoral está limpio y tiene olor a verano, te escribo como si tuviera la certeza de que lo estás leyendo. Ahora mismo, y que compartimos unos ricos mates, con buena música, con palabras de por medio y con un corazón que comparte sus últimos días con aquel espejo...


martes, 21 de febrero de 2012

Vanguardia

Si me mira de frente sabe,
tiene la certeza

                   (aunque no lo sabe
de que me tiene atrapada de pies 
y corazón,
que mi boca le corresponde con un sólo gesto, 
que si me toca y roza 
sus pestañas en una de mis mejillas, 
la guerra puede volver a comenzar,
 y ya no vendrá ejército ni país vecino, 
que nos quiera volver a salvar. 


Si se entera que me tiene encandilada 
toda el alma,
cualquier fin del mundo puede sobrevenir
tal vez el mundo que había germinado 
con cada adiós
provocado por orgullo o 
por un cansancio inmaduro. 


Si me habla y su voz logra llegar más allá de mi espalda,
no sabe que ahora lo sabe
pero puede lograr hacer desaparecer todos mis miedos, 
sólo con su sonrisa. Su risa 
que me hace querer sonreír a todos los puntos del cielo
 y que me hace querer mirarlo 
(como si pudiera detener el tiempo)    de frente
y saber y tener toda la certeza 
(y ahora lo sé) de que lo tengo atrapado de manos y razón
que sus labios me corresponden
 a cada besomirada
que si mi piel siente cualquier roce suyo, 
la guerra ya está desatada, 
y que lo único que nos queda por hacer, 
es sobrevivir al amor hecho en esta especie de tempestad.





viernes, 17 de febrero de 2012

¿Noche infinita?



Te dejo que me hieras con tu mirada sólo porque sé que no va a haber otra noche infinita como ésta, donde la luz de la luna a medio llenar, nos alumbre y nos regale esa estela de energía; te dejo que desnudes mi alma con las palabras que me vas robando, o que acaso te doy, porque entre que me decido qué hacer y qué no, me quedo sin hacer nada, aunque sea consciente, de que la felicidad que me impartís con ese homenaje a la vida que brindás con tu linda sonrisa, no va a quedarse así para siempre, porque la palabra siempre nunca me convenció del todo; te dejo que me acaricies con tus besos porque siento con el cuerpo cada centímetro del tuyo, una sensación más hermosa que lo hermoso indescriptible, te dejo que me toques porque temo a que el tiempo no nos sobre, como casi nunca, porque todo lo que hacemos juntos se hace recuerdo, porque le temo al olvido; te dejo que me hagas lo que pensás, que me abraces,  que le pongas materialidad a los sueños y escuches la música de fondo que dejo salir de mis manos; te dejo, simplemente, que me ames...

lunes, 13 de febrero de 2012

Sin título-

La luna ahora tenía ese aspecto a durazno
que sólo dos veces en el año tiene.
Había despertado de aquél sueño interminable,
había
decidido
de una buena vez por todas
que sus noches debían tener color.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Perderse con el viento





 (Cuando el ánimo se presta a la escritura, hay que dejarse llevar.) 





Tan sólo va subiendo un rumor en la espalda, una cosquillita, algo que les es familiar... y como si no se dieran cuenta de lo que sucede, seguían masticando los minutos y el Sol desaparecía de la pared. 
En sus lindas postales ése Sol reflejado en el rostro de la Luna, se asemejaba a la sonrisa de niño que tenía él, cuando creían que el viento no iba a salir más de aquel puerto. Iban dejando todo lo que les daba miedo, lo tiraron a un hueco que parecía tener forma de ilusión (la que ellos estaban germinando).
Uno a veces llega a pensar que puede aplastar las torres del deseo con el dedo de la razón, como si el autodominio fuera nuestra mano derecha y las ganas se fueran por cansancio. 
Pero sucedía que la máquina que los tenía funcionando día y noche, constantemente, eran las ganas de tener viento en la espalda. Ese rumor, la cosquillita que nace desde adentro de vaya saber uno cuál de todos los órganos, o esa brisa que se levanta de repente en la plaza y te regala una caricia. Para ella era lindo verlo mirar la noche, porque podía hacer de cuenta que no estaba sentada a su lado, era invisible. Podía verlo como si estuviera totalmente solo. Podía llegar a entender una soledad compartida. Aunque el viento y las luces eléctricas que se reflejaban en el asfalto dejaban vislumbrar cualquier atisbo de movimiento, que llegaban cuando por un instante, él se daba cuenta que ella lo estaba mirando. Pero, ¿cómo puede uno hacer eso con la mente? Hacer como que no se está en un lugar, y transportarse hacia cualquier paraje con sólo escuchar una melodía de cristal eterno, que deja ver cualquier nostalgia guardada en el corazón. Todo eso podían hacer cuando estaban uno tirado al lado del otro, mirando la nada, el cielo. O el techo que se convertía en el paraíso más deseado por cualquier mortal. Las sensaciones afloraban y les bailaban los ojos. De aquí para allá, grabando cada pormenor, cada sonido, cada tacto. Eso era lo fundamental, recordar cómo se sentía lo que se iba sintiendo. Sabían que era una mochila que los acompañaría en cada viaje, en cada noche sin luna o con ella, pero sin paraísos que crear. El porvenir iba llegando arrastrando sus delicados pies, imperceptibles, como un ladrón profesional, esperando para arrebatarles la alegría, la paz. Pero hacían como si no pasara nada, en realidad ya no podían hacer más nada cuando ya habían tirado todas las cartas. 
A pesar de todo lo lindo de aquello, ella nunca se sintió tan sola como cuando se dió cuenta que nunca anduvieron juntos el mismo camino. Dos cuerpos distanciados por ideas. Pero con dos corazones que sufrían por lo mismo. Lo único que tenían en común, nunca los dejaba solos.


Diferencias


(…) Por más que fuéramos profundamente diferentes, no dejaba de sentir que algo fundamental nos era común, una especie de herida originaria. (…)
Gorz, André: Carta a D. Historia de un amor




domingo, 5 de febrero de 2012

No sé si podría nombrar esta entrada


500 days with Summer



Tenía ganas de escribir un poco, alguna pavadita, ya que se termina el domingo y estoy aburrida. Tenía ganas, también, de leer alguno de los tantos libros que tengo apilados en la mesa de luz,que me sirven para cuando ando con insomnio o algo por el estilo, porque a mí nunca me falta el sueño. Primero escribo. Eso es seguro.
Ya que estamos, les cuento que tengo ganas de tomar alguna bebida alcohólica, una copita de vino, algo nomás, un sorbito. Es una necesidad, creo. En cualquier momento me levanto de la silla y voy hasta la heladera para ver qué hay. Creí también que tenía hambre, y me terminé las últimas galletitas del paquete. Las más feas. Solamente estaban las que tienen una especie de membrillo encima, que se parece más a una goma indescriptible que se te pega a las muelas y te las tenés que sacar con los dedos. Sí, ya sé que es desagradable. Pero a veces lo hago. Seguro que lo hicieron alguna vez.

Primer corte de lo que estaba diciendo: Ayer vi la peli El Rito. ¿La vieron ya? Me re gustó, hacía rato que me la habían recomendado, pero recién ayer  la pude ver, y me gustó mucho. A veces tengo ganas de ver ese tipo de películas y no esas románticas/cursis/melosas/irreales/etc. que generalmente me gustaba ver. 


Segundo disparate que corta el hilo de lo que venía diciendo, pero que a fin de cuentas, se relaciona con lo primero de todo: Estaba pensando esta tarde, que antes, mucho antes, pensaba que en el amor uno siempre sabía lo que hacía. Por ejemplo, solía pensar que uno sí elige de quién se enamora, y no era como se dice generalmente. Pero, después de un tiempo entendí que en realidad, hay algo en el fondo, que sea lo que sea (alma, corazón, inconsciente o líbido, gustos preferencias, o todo ese rejunte) nos limita el panorama que hay allí, el resto del mundo. Y quizás no haya una única persona que nos agrade, nos cautive, nos robe el pensamiento y nuestro equilibrio. Quizás haya más de una, y sin embargo, no lo admitimos. Nos incomoda darnos cuenta de eso, y lo intentamos esconder en nuestra mente, como una necesidad evitable, pero que con el tiempo se va extendiendo. Como la sed de una copa de vino. Lo que me pregunto en este momento, es si les pasa a todos. Me gustaría saber si soy esa copa de vino de alguien, que no sea mi novio.
En definitiva, a veces me conformo con la idea de que no soy la única persona que se volvió loca por otra persona. Creo que yo también perjudiqué la salud mental de otra persona. Y ahora, la pregunta del millón: ¿eso qué es? ¿Sólo atracción?




...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.