miércoles, 22 de febrero de 2012

Amiga



Porque pesa, te pesa, nos pesa, nos arrastra, no lleva de los hombros hacia aquel abismo que supimos alguna vez esconder. Una brisa desietedelatarde te acaricia la frente, tus ojos claritos pestañean, se desperezan un poco y nos vamos caminando por el boulevard, nos alejamos de la gente que reía viendo a los nenitos jugar...porque a veces se hace necesario sentirse cerca de la niñez en cualquier forma y tiempo, porque en ellos está el secreto de todo...¿no te acordás cuando de pequeña, las tardes nunca llegaban a acabarse? ¿que las siestas equivalían lo que ahora, para nosotras, duran algunas noches?
Porque pesa, nos pesa, la tristeza, y se siente y te pellizca, y querés alejarte de aquella orilla, pero en vez de retroceder, te esparcís por el aire como un polvito de estrellas...y tu cuerpo llega con ese vientito que ahora me corre por el cuello. Recuerdo la tarde en que te regalé aquel collarcito hecho por mí. Estabas re contenta, era verde, de hilo encerado, y me dijiste que tenía que dedicarme a eso. En realidad siempre me encontrabas una nueva profesión, todo lo que hacía te parecía bueno. Vos nunca te diste cuenta que yo te admiraba más que vos a mí, hermana mía. Y esta noche, en que el cielo del litoral está limpio y tiene olor a verano, te escribo como si tuviera la certeza de que lo estás leyendo. Ahora mismo, y que compartimos unos ricos mates, con buena música, con palabras de por medio y con un corazón que comparte sus últimos días con aquel espejo...


No hay comentarios:

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.