viernes, 9 de julio de 2010

Cuánto pasa en un día

                                                                                            by Leonid Afremov




Dentro de un día nos veremos.

Pero en un día crecen cosas,
se venden uvas en la calle,
cambia la piel de los tomates
la muchacha que te gustaba
no volvió más a la oficina.

Cambiaron de pronto el cartero.
Las cartas ya no son las mismas.

Varias hojas de oro y es otro:
este árbol es ahora un rico.

Quién nos diría que la tierra
con su vieja piel no cambia tanto?
Tiene más volcanes que ayer,
el cielo tiene nuevas nubes,
los ríos van de otra manera.

Además, cuánto se construye!
Yo he inaugurado centenares
de carreteras, de edificios,
de puentes puros y delgados
como navíos o violines.

Por eso cuando te saludo
y beso tu boca florida
nuestros besos son otros besos
y nuestras bocas otras bocas.

Salud, amor, salud por todo
lo que cae y lo que florece.

Salud por ayer y por hoy,
por anteayer y por mañana.

Salud por el pan y la piedra,
salud por el fuego y la lluvia.

Por lo que cambia, nace, crece,
se consume y vuelve a ser beso.

Salud por lo que tenemos de aire
y lo que tenemos de tierra.

Cuando se seca nuestra vida
nos quedan sólo las raíces
y el viento es frío como el odio.

Entonces cambiamos de piel,
de uñas, de sangre, de mirada,
y tú me besas y yo salgo
a vender luz por los caminos.

Salud por la noche y el día
y las cuatro estaciones del alma.

(Cuánto pasa en un día, en Estravagario de Pablo Neruda)



Hoy, tarde de cine. Junto a él, claro. Junto a su risa, blanca, brillosa, hermosa. No sé qué tiene que me enloquece, que me encandila, que me da vida. Miro su risa, y aunque la película no haya sido lo mejor, a su lado, con su risa, siento alegría. Y como dice una canción "...las cosas del mundo son mejores a través de tu mirada", tal vez, él haya sido la única causa del momento lindo...
A veces me agarra una crisis de pensamientos, y siento que todo está mal, que yo estoy mal, que los demás están mal, que el mundo entero está mal, que nada queda en esta vida, que sea puro y bueno. Tantas amarguras que tienen los días, los colores tristes del paisaje, pero su risa es el tinte más importante que tiene mi vida. Gracias a él, mi vida no es una foto antigua, ni siquiera una foto, es un cuadro lleno de colores, él es un cuadro de Leonid Afremov en el museo de arte de mi vida ♥.







3 comentarios:

Teamcry dijo...

A mi eso de ver el cielo gris.. me pasa todo el tiempo..
como que no sientes ganas de seguir.. no hay nada por lo que seguir.. el mundo esta todo mal.. y la gente toda llena de mentiras..
ojala pudieramos cambiar esa realidad :)

un besooo!

::teamcry::

eLena dijo...

Es que esas sonrisas son magicas amiga, mi niño de la sonrisa de sol igual me hace sentir que todo mejora, esoer tengas un magnifico día, te lo mereces amur!

Besos

jiim dijo...

Tu alegría es contagiosa.. :)

Un beso grande!

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.