viernes, 13 de septiembre de 2013

Vos me buscaste. De eso, no te olvides...



Se escribe para que el corazón no estalle, para que las ideas no agujereen el alma, para que las nubes del cielo no se adhieran al cuerpo. Yo escribo para no llorar y para llorar. Llorar de dolor, o de tristeza implica una decisión consciente. En el fondo es mucho más fuerte que nuestra voluntad. Pero la verdad, a veces necesitamos llorar. Yo escribo porque lo necesito. Y porque irremediablemente la escritura deja huellas. Marca una línea real en la ficción de la vida...de nuestros anhelos, nuestros pensamientos, el mundo abstracto en el que vivimos la mayor parte del tiempo. Yo hoy te quiero decir, que una vez más me veo así. Y siento que la vida me está dando con un palo en la sien...Hasta que no aprenda, lo voy a seguir viviendo. La desilusión. La rajadura de la vidriera, esa que me ofrecía las cosas más deseadas por mí...
Me pregunto si de verdad todo lo que creí saber de él, fue así. Yo le creí a esos ojos, a esos gestos que me hablaban en otro idioma, lejos de sus palabras. ¿Cómo puede ser que todo se derrumbe así de la nada? Me doy cuenta que nadie está completamente seguro de sus intenciones, ni de sus emociones...¿Y los sentimientos? Yo a eso, no lo sé. Yo sé cuando quiero a alguien...que se lo diga o no al mundo, es cosa mía...Pero yo sí sé que quiero, cuando quiero...cuando me entrego. No sé...me voy desarmando y armando cuando quiero. Arrojo al vacío trozos de mí, de mi vida, de mi historia, de todas esas personas que pasaron a través de mí. Que cruzaron mi mente, que atravesaron mi discurso, que se fusionaron con mi personalidad. Las que tocaron mi alma, y mi cuerpo. Y en cada relación que estoy, tomo y dejo...y abandono, y me adueño.
¿vos te vas a acordar de ese lunar que te copié? ¿vas a recordarme cuando escuches la canción de Coldplay, esa que nos gustaba a los dos? ¿te vas a acordar de mí cuando tomes un café para llevar, de Havanna? ¿te vas a reír, o vas a parpadear? ¿te vas a acordar de mis ojos cuando te miraba y no decía nada? ¿de esos besos? ¿te vas a acordar que me dijiste que te gustaba cómo me veía, cuando caminaba hacia vos? ¿vas a pensar en mí cuando veas sus uñas pintadas de un color llamativo, como siempre hago yo?  ¿te vas a olvidar de mí?       
                                                  Yo de tu boca que derrite el dolor, no me voy a olvidar. 
¿Cuánto de lo que te di sirvió para que hoy llegues a pensar en mí? para que me quisieras...

Ya sé que no se trata de cantidad, sino de calidad. ¿Fui algo bueno para vos?
¿Cuánto de lo que te di va a quedar en tu memoria?
  
[Hay quienes dicen que son más felices

sin poder recordar, pero yo necesito
esconderme en tu memoria
esconderme en tu memoria
Que me muero si te olvidás de mí
esconderme en tu memoria y que me recuerdes]

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.