lunes, 4 de marzo de 2013

Whising!


Yo te pensé hoy a la mañana tempranito cuando todavía no eran las siete y me acordé de esas palabras lindas que me dijiste ayer antes de despedirnos, antes de que me fuera con esas ganas de volver a verte y así sin más, te di uno de esos besos que yo sé que te gustan tanto, y así me fui.

Yo sé que estoy cruzando (casi sin tanto alboroto) esa hilo entre la debilidad y la fortaleza que brinda la mente. Pero qué se puede hacer cuando el deseo de tenerte cerca mío crece como una epidemia...las ganas de estar con vos fluyen por mis venas y suben y bajan por todo mi cuerpo, (es tu piel la culpable, y el calor que me das cuando la siento). No lo niego, soy terca como una vieja, pero admito que ya no sólo sos algo que me agrada a la vista, simplemente tu persona y tu forma de ser conmigo le agrada a todo lo que ahora ves en mí.

Como un deseo a una estrella fugaz, pido a no sé bien cuál deidad que ésto perdure...y lo pido y lo pido y te pido, y ruego y no me canso de pensarte.

1 comentario:

Caro dijo...

No me canso de leer este post, me re encanta...
Yo siento lo mismo por mi novio, pero el por mi, ya no...

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.