miércoles, 27 de abril de 2016

Perdurar

Ya lo había dicho Borges: "Nadie pierde (repites vanamente) /sino lo que no tiene y no ha tenido/ nunca, pero no basta ser valiente / para aprender el arte del olvido. /Un símbolo, una rosa, te desgarra / y te puede matar una guitarra.[...]".Y yo estaba pensando en eso mismo, y lo quería decir de otra manera, pero no me salió. El problema, el verdadero problema, siempre fue (desde un principio), la insistencia en eso que no tenía ni tuvo ningún fundamento, más que el de ser. Tenía que ser.
Y así perduró.  
Perdurar significa permanecer, persisitir, durar mucho, mantenerse. 
Me encanta conocer un poco la etimología de las palabras, porque realmente al desarmarlas obtenemos más significados que los habituales. Perdurar, deriva del latín del verbo perduro, perduras, perdurare, perduravi, perduratum compuesto por el prefijo per- que señala: por completo y por duro, duras, durare, duravi, duratum cuyo significado es endurecer, robustecer, dar firmeza, soportar con entereza, endurecerse, permanecer.
Entonces, su concepto etimológico es endurecer por completo, permanecer por completo.
Y eso pasó. Perduró y perdura, quizá, más de lo que la mente permite manejar.
Con toda esta introducción simplemente quise decir, que el otro día, que llovía (intensamente y sin tregua), iba caminando debajo de mi paraguas, hasta que sobrevino hacia mí un difuso recuerdo de un par de años atrás, en un mismo lugar, también con lluvia. Pero con otros cuerpos y con otras ideas. Era otro tiempo, donde éste había permanecido en suspenso hasta que arremetió la crudeza de la realidad, y de lo que en ese momento, era la pura verdad. Había que dejar casi como una orden de quién sabe dónde, la literatura de la vida, y el amor, para los libros. Y de repente (y sin avisarnos), tuvimos que tomar todos nuestros objetos de ficción, y guardarlos en ese lugarcito al que llaman inconsciente, para que de vez en cuando venga a través de un torbellino de significantes y nos inhabilite a controlar nuestros sentimientos. Y es ahí cuando de golpe y porrazo nos hallamos pensando en cosas que debieron quedar en y para siempre, en el pasado. Tierra de nadie en donde cualquier transeúnte curioso, puede encontrar cosas tristes y confusas, y cosas incompletas que aún perduran...
Me pasó. Y pensé en todos los pseudo poemas que supe escribir, y hoy, tristemente, me doy por enterada que los perdí a todos. Y un significante me encadena sin permiso y de manera inmanente, con cosas que no quiero recordar, pero recuerdo. Y los días de frío con cielo celeste, me acuerdo de otros días que me habían hecho feliz. Y otra vez me acuerdo del presente, y renace la literatura, y con ella me detengo a pensar en las cosas que no perecen, y que han dejado una huella imborrable en mi manera de ser, hoy. 
Y cerrando este "comentario", quisiera agregar que no hace mal de vez en cuando, realizar un registro al archivo de la memoria. Para entender y comprender por qué, hay cosas que siguen y que permanecen por completo.



No hay comentarios:

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.