miércoles, 30 de octubre de 2013

Comentando un poco conmigo misma

Muchos problemas comienzan por confusiones y malentendidos, especialmente en las relaciones. Una vez, un amigo me dijo, hablando sobre el tema "la infidelidad", que todo dependía de la perspectiva que tuviéramos sobre tal. Yo le dije que para mí era muy sencillo: ser infiel era estar con otra persona mientras se mantenía una relación con una persona diferente. También tener deseos sexuales o sentimientos amorosos sobre una persona que no era la pareja, era una especie de infidelidad, aunque el acto nunca se concrete. Él, por su lado, me dijo que la infidelidad carnal no contaba, que era peor la de los sentimientos, la de engañar a la otra persona haciéndola creer que la amamos, mientras estamos deseando por dentro, estar en los brazos de alguien más...
El tema de las confusiones, creo, está atravesando una vez más mi vida. 
Yo hoy estoy esperando. Esperando a que el viento sople más fuerte, que la situación cambie. Hoy me toca esperar, pero decidí ser un poco menos usual. Lo usual en mí, es darme por completo. Darme con sonrisas y caricias, con besos y abrazos. Pero yo ahora recurro a la estrategia benedettiana que es la de "construir con palabras un puente indestructible...". Con las palabras no logramos transmitir todo, ya se sabe. Pero es cierto que aquellos que utilizamos la escritura para expresar nuestras ideas, con más frecuencia que otras personas, conseguimos acercarnos un poquito más a lo que el lenguaje de nuestros anhelos y deseos quiere expresar. O al menos es mi utopía.
Para mí la palabra "saliente" o "la persona que estás conociendo y comparte algunos momentos con vos", implica sólo algunas cosas, no es entregarse. Es el terreno a conocer, a explorar. Es aquello desconocido; es el momento en que salimos de la caverna para ir en busca de eso que nos atrae, de esa luz incandescente que transforma todas nuestras perspectivas.
Ser la pareja de alguien, ser novio o novia de alguien, conlleva otras cosas más. Uno continúa conociendo a esa persona (en realidad nunca dejamos de conocernos), pero comparte otras cosas más profundas. Cierta vez fui una mina muy cariñosa, di todo de mí, sin medida, sin precauciones, así, locamente. Y así, irremediablemente salí muy lastimada. Creo que pasar por este tipo de experiencia indefectiblemente, cambiamos. Pero sólo lo externo, o lo que se puede percibir. Por dentro, uno atesora esa persona que solía ser. Yo guardo como un vino para una ocasión especial, todo el amor y sus expresiones para cuando valga el momento. Lo malo de los años, tal vez, de esas derrotas del corazón, es que ya no creemos en espejitos de colores, y todo, como buenos compradores miramos aquel objeto que deseamos adquirir, una y otra vez desde cada arista. Hasta estar seguros. Uno siempre cuenta con la opción del riesgo, ya veces se la re manda. Se manda como si fue un niño inconsciente del peligro que lo rodea. Pero a mí, ya me tocó representar ese papel. Y hoy, simplemente no tengo ganas. No tengo ganas de perder otra vez mi alma en cada cosa que toco. Quiero estar segura, un poco nomás (nunca me gustaron los extremos, pero a veces ayudan) Yo quiero tener un horizonte al cual mirar, sin temer el camino que tomo para llegar a él, sin embargo miro de a ratos, ese terreno que voy tanteando. Uno si quiere sobrevivir a este siglo del whatsappeo, del facebookeo, del retwitteo...etc, donde la vida se convierte en un cúmulo de publicaciones confusas que poco dicen de lo que en realidad está pasando (lo que nos está, pasando), debe restarle importancia a esas cositas y debe procurar no sumergirse en esas publicaciones falsificadoras de sentimientos. No sé cómo llegué hasta este punto. Lo que quiero decir, en definitiva, es que si quiero llegar viva y completa a mi destino, si quiero llegar lejos, tengo que ir con pasos acertados. De cada viaje, algo se aprende. 



No hay comentarios:

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.