miércoles, 25 de enero de 2012

Todo pasa, darling...

¿De qué sirve clavar las uñas en la espalda del presente, si cada paso que damos termina siendo un nuevo recuerdo fácil de olvidar?




Todo pasa de largo, el papelito que corría a la hoja desubicada a lo largo de la vereda; la araña confundida que recorría lo hondo del pecho, yendo como un río, hacia abajo, creyendo que iba a su pequeño y pegajoso nido. Todo pasa, las varas del reloj sin frenesí pero con constancia, van acariciando el plástico que les sirve de apoyo, de casita, y dejan una estela invisible. Todo pasa, el fresquito que amagó con quedarse por unos días, pero mentiroso, siguió de largo con el viento. En verano, el frío es un pasajero sin rumbo. 
Atonement (2007)
Todo pasa, darling. Las lágrimas de tu cara dejarán de caer, y lo que se llama tristeza será sólo un recuerdo que se empeñará en perpetuar su existencia, sólo eso. Todo pasa, mi vida, tus dolores no serán siempre iguales, vendrá la calma como después de la tempestad llega el respiro. Todo pasa, lo bueno se acaba, pero su esencia perdura en nuestras mentes y en nuestras almas, sí...sé que todavía creés en el alma. Aunque a veces soy muy débil y me dejo caer, todavía sé que mañana pensaré distinto, y si no es así, me queda el recuerdo de tu mirada, que fue real en algún no lejano lugar. 
Cuando te fuiste, el aire de la ciudad respiraba cansancio. Se acercaba el nuevo año, y todo atinaba a terminar. Como vos. Viajaste sin rumbo por un par de días, y llegaste a la cima de la montaña a contemplar el firmamento para poder verme más de lejos. A lo lejos, me dijiste que me llevabas con vos, y te creo, todavía. Sé que estoy con vos, de alguna forma desconocida por mí, pero sé que es así porque sueño que caminamos juntos. Y no hay lugar para las despedidas. Estoy acostumbrada a tener despedidas sin previo aviso, hablo de esas despedidas que te gustaría haberlas grabado de alguna forma. Cuando ya es tarde y descubrimos que ése había sido el adiós final, reconstruimos con lo que nos alcanza, con las migajas del momento, cada detalle menor, cada gesto que lo marcó todo. Así te despediste de mí, sin avisarme que era para siempre. No sé por qué la gente que quiero siempre hace conmigo eso. Desde que caí en la cuenta de ese verdad sin revelar, me despido como si fuera la última vez de todas las despedidas...porque todo pasa. Las sonrisas y los momentos felices también se van sin avisar. ¿Por qué te fuiste sin decirme?
Tengo miedo de olvidarte con el tiempo, como pasa con todo. Aunque sé en el fondo de mi alma, que todo lo que pasó quedó grabado para siempre en donde no existen los adioses.

3 comentarios:

Ivianella dijo...

"Todo pasa, darling. Las lágrimas de tu cara dejarán de caer, y lo que se llama tristeza será sólo un recuerdo que se empeñará en perpetuar su existencia, sólo eso. Todo pasa, mi vida, tus dolores no serán siempre iguales, vendrá la calma como después de la tempestad llega el respiro."
Ok. Lloré y lloro meas si lo sigo leyendo. Pero todo pasa ¿No? Espero que pase, pronto. Gracias por las fuerzas y el abrazo. Te abrazo de acá a Santa fe. Que andes bien Bris.

Ivianella dijo...

si lo sigo leyendome lo voy a aprenderde memoria. Siempre es lindo pasar por acá :)

Diego Planisich dijo...

Todo queda en algún lado... "nada se pierde, todo se transforma...

Me gustó, saludos!

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.