viernes, 18 de noviembre de 2011

Para que yo pudiera amarte...



                              "En la literatura se pone el deseo, la nostalgia,
la ausencia, lo que se ha perdido o no se quiere perder. Por
eso es tan difícil escribir una buena historia feliz."
Abelardo Castillo. 
Hay veces que creemos, y estamos hiper convencidos de que sólo nos pasa a nosotros, todo lo que nos pasa. Que sólo nosotros nos sentimos solos, incomprendidos, cansados, hartos, dudosos, tristes, desilusionados, enojados, melancólicos...
Cada vez que miro una película, y encuentro algo que es parte de mi vida, ya sea una leve casualidad, coincidencia, tema de la peli en general o alguna frase oportuna de la misma, me asusta en cierto modo, y al mismo tiempo me da la satisfacción de no sentirme anormal. Estar mal, sufrir por amor, detestar algo, o sentirse inútiles no le pasa a todo el mundo, pero a algunos sí. No estamos completamente perdidos. No estamos para entrar derechito al psiquiátrico. También me pasa, que esas tardes o noches, conversando profundamente, con una amiga, me encuentro a mí misma. No me siento sola. El desahogo emocional ayuda muchas veces, cuando la mente divaga demasiado en reversa. Todos los días me voy al pasado. No quiero decir que viva pensando sólo en lo que sucedió, pero, siempre hay un momento del día, en que me toca pensar en algo que ya, simplemente, sucedió. Pretérito perfecto simple.
El miércoles vi de casualidad la película Before sunset, y me encantó. No sé si se merece un 10 como película, pero tiene ese condimento que hace que me gusten ciertas películas. La vida entre lo real y la ficción. Yo creo que para toda persona que escriba, por diversión, por desahogo, por sentimiento o necesidad, sabe,  que la vida se encarga de meter la cuchara en la sopa. Todo lo que nos conmueve íntimamente, aquello que nos produce cierta angustia inexplicable, se filtra por la escritura, aunque se intente controlarlo.En definitiva, quería decir que, como en  la película, la vida trasciende las fronteras de lo ficticio. Las obras del mundo estuvieron hechas por personas que amaron u odiaron, y que sufrieron o superaron ese estado. No me refiero sólo al amor entre dos personas, sino al amor o el odio que hace movernos de nuestros asientos. La sencilla idea de que hay algo, a veces indefinible, que trabaja como el motor de nuestra vida. Cosas que nos transforman completamente, o que dejan una profunda huella en nuestras memorias. Momentos que nos marcan, momentos que violan nuestro equilibrio, y nos convierten en otros sujetos. A veces son sujetos los que producen ese cambio, otras veces son circunstancias de la vida. Creo que a la mayoría de las personas les sucede, al menos, una vez en la vida. Y de ahí el hecho de no sentirnos solos en el mundo: todos somos humanos y tenemos esas experiencias humanas. Gracias a eso, existe la Literatura. ¿No les parece? 
Les dejo un poema, quizás lo disfruten igual que yo. Saludos a todos, y buen finde!


Para que yo pudiera amarte
los españoles tuvieron que
                            /conquistar América
y mis abuelos
huir de Génova en un barco de carga.


Para que yo pudiera amarte
Marx tuvo que escribir El Capital
y Neruda la Oda a Leningrado.

Para que yo pudiera amarte
en España hubo una guerra civil
y Lorca murió asesinado
después de haber viajado a Nueva York.


Para que yo pudiera amarte
Virginia Wolf tuvo que escribir Orlando
y Charles Darwin
viajar al Río de la Plata.

Para que yo pudiera amarte
Catulo se enamoró de Lesbia
y Romeo, de Julieta.
Ingrid Bergman filmó Stromboli
y Passolini, Los Cien Días de Saló.

Para que yo pudiera amarte
Lluís Llach tuvo que cantar Els Segadors
y Milva, los poemas de Bertolt Brecht.

Para que yo pudiera amarte
alguien tuvo que plantar un cerezo
en la tapia de tu casa
y Garibaldi pelear en Montevideo.

Para que yo pudiera amarte
las crisálidas se hicieron mariposas
y los generales tomaron el poder.


Para que yo pudiera amarte
tuve que huir en barco de la ciudad
                           /donde nací
y tú resistir a Franco.


Para que nos amáramos, al fin
ocurrieron todas las cosas de este mundo
y desde que no nos amamos
sólo existe un gran desorden.

"Historia de un amor", (Cristina Peri Rossi)

6 comentarios:

Diego Planisich dijo...

Bella reflexión en la cual no negaré -en algunas partecillas- haber sido tocado, rozado tal vez.
El poema es genial, cargadísimo de imágenes y revoluciones.
Salud mi querida!

PD/y gracias por pasarte.

Ivianella dijo...

esa sensación de que vas asintiendo con la cabeza cuando vas leyendo el texto es clave, como siempre.Un placer. Me gusto el poema. Abrazo linda

Crisisonfire dijo...

A mi tambien me encanta cuando veo alguna serie en la que los personajes dicen algo con lo que me siento completamente identificada, en esos momentos siento que no soy yo sola, como tu dices...
Yo suelo tener más inspiración cuando estoy triste, y supongo que el arte en general nos sale mejor en esos momentos, porque buscamos esa satisfaccion de liberar todo lo que sentimos... No digo que estar triste sea más intenso que la felicidad, pero lo es en otra forma. Me ha llegado al alma lo de: "No estamos completamente perdidos. No estamos para entrar derechito al psiquiátrico." Me ha encantado esta entrada, porque yo tambien he pensado sobre esto muchas veces.
Me apunto la peli, y la poesía. :)

Miss_Scarlett dijo...

pero habías visto antes before sunrise que es la primera de estas pelis? de todas maneras, me parece maravillosa, creo que es fácil identificarse en parte con la historia porque muestra sentimientos tan reales.. justo ayer leí la notñicia de que quieren hacer una tercera parte.

CaZp dijo...

Comparto contigo.
Es como me decía Borges: "Siempre que escribo hablo de mi vida, si no, sería Tolstoi".

Si algo crees perdido, entonces felices reencuentros.

=)

Roberto dijo...

me gusta tanto...

...

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.